Se encuentra usted aquí

Inicio

2014, año internacional de la Agricultura Familiar

Fecha: 
Domingo, Enero 26, 2014 - 18:15

La Asamblea General de ONU declaró el 2014 como el año internacional de la Agricultura Familiar —Aiaf-2014—; contando con el apoyo de 300 organizaciones de los cinco continentes coordinadas por el Foro Rural Mundial.

La agricultura familiar cubre las actividades agrícolas de una familia y está relacionada con varios ámbitos del campo, implicando la producción agrícola, forestal, pesquera, pastoril y acuícola, gestionada y operada por una familia y que depende principalmente de la mano de obra de mujeres y hombres que forman el grupo familiar. 

El objetivo de Aiaf-2014 es el de hacer más visible tanto la agricultura familiar como la de pequeña escala, llamando la atención mundial sobre su importancia en la lucha por la erradicación del hambre y la pobreza, garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición, así como para mejorar los medios de vida, la gestión de los recursos naturales, la protección del medio ambiente y contribuir al desarrollo sostenible.

Así que este año se deben promover debates que ayuden a generar conciencia de los desafíos en los que están inmersos los pequeños campesinos, y además, que es lo más importante, identificar formas eficaces de apoyo a este tipo de actividad. En la discusión se deben comprometer los gobernantes y políticos. 

Sigue aumentando la desigualdad

La agricultura familiar se debe promover porque está ligada con la seguridad alimentaria de la humanidad y la sostenibilidad del planeta, pues aproximadamente el 80% de los alimentos producidos en el mundo proviene por esta vía; además la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad están muy relacionados con este tipo de economía.

Los expertos cifran el número de explotaciones familiares en más de 500 millones en todo el planeta. Entre ellas se incluyen a los agricultores a media y pequeña escala, campesinos, pueblos indígenas, pescadores y criadores de ganado.
En América Latina hay más de 60 millones de personas vinculadas directamente a esta actividad, de las cuales un 60% apenas subsiste, según un reciente estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura –FAO-.

Por su parte, la situación de Colombia está reflejada en el informe de la revista Semana del 2012, en el documento titulado: Así es la Colombia rural: La concentración de la tierra y la desigualdad han crecido en la última década en el campo. El índice Gini rural, que mide la desigualdad, pasó de 0,74 a 0,88. La mayor concentración de la tierra está en Córdoba y Caquetá, según el Cede, de la universidad de los Andes. La mayor desigualdad está en Antioquia y Valle.

La violencia sigue contribuyendo al despojo

También dice el documento que la mayor concentración de la propiedad está en las zonas ganaderas y en las que se explotan recursos naturales, y que la mayor concentración de la tierra está asociada a la mayor persistencia de los mismos grupos políticos, es decir, donde el sistema democrático está capturado por grupos de interés.

Continúa afirmando el documento que el 77% de la tierra está en manos de 13% de propietarios, pero el 3,6% de estos tiene el 30% de la tierra. Se calcula que 6,6 millones de hectáreas fueron despojadas por la violencia en las últimas dos décadas, esto es el 15% de la superficie agropecuaria del país. Es decir, la agricultura familiar de Colombia, sobre todo la de los más pobre, ha sido víctima de la violencia, el despojo y el abandono del Estado.

También dice la revista que el 80% de los pequeños campesinos son microfundistas. Y a pesar de la falta de acceso a la tierra, el 70% de los alimentos que se producen en el país vienen de pequeños campesinos.

La situación del campo en el Quindío lo refleja —en parte— el editorial de este periódico del pasado 22 de enero y que se tituló: “Se nos acaban las fincas”. El escrito resalta cómo el departamento ha perdido su vocación agrícola y ha mutado hacia el turismo. La anterior afirmación está sustentada con el dato que parcialmente arrojó el censo agropecuario del Quindío: 37.6% de los predios rurales ya no tiene explotación agrícola.

Por Diego Arias Serna (*)
Madrid (España)
(*) Presidente Fundación Semillero Científico EAM
darias@fis.ucm.es
darias@uniquindio.edu.co

Imagen y texto tomados de: http://www.cronicadelquindio.com/noticia-completa-titulo-2014__ano_inter...